sábado, 18 de noviembre de 2006

Alineaciones Históricas. Hungría 1953

Partido amistoso de selecciones. 25 de noviembre de 1953
Estadio: Wembley, Londres.
Resultado: Inglaterra 3-6 Hungría

Grosics (Geller 76'); Buzánszky, Lantos, Bozsik, Lóránt; Zakariás, Budai; Kocsis, Hidegkuti, Puskás, Czibor.

Entrenador: Gusztáv Sebes
_____________________________

La Hungría de la década de los 50 fue uno de los mejores equipos de toda la historia. Liderados por Ferenc Puskas, los Kocsis, Czibor, Hidegkuti y compañía marcaron toda una época en el fútbol europeo, que cambió por completo el rumbo de la historia futbolística. Tras conseguir la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Helsinki '52, los magyares visitaron Wembley al año siguiente para disputar un partido que fue nombrado "El partido del siglo" por la prensa inglesa antes incluso de disputarse: los campeones olímpicos contra los inventores del juego.

Los ingleses nunca habían perdido un partido contra un equipo de fuera de las islas británicas (Escocia les infringió su primera derrota de la historia en 1877 por 3-1, e Irlanda ganó en Goodison Park en 1949 en la que fue la primera derrota inglesa ante un equipo de fuera de su isla), e infravaloraron a los húngaros, empezando por sus tácticas y terminando por su indumentaria. Con 100.000 espectadores en las gradas, cualquier posible nerviosismo que pudieran tener los húngaros quedó disipado a los 90 minutos, cuando Hidegkuti marcó el 0-1. Inglaterra empató pronto, pero el baño de juego de los húngaros fue antológico: 35 disparos a puerta por parte de Hungría contra sólo 5 de los ingleses lo dice todo. El gran Puskas logró un gol de antología en el 24' para subir el 1-3 al marcador, tras pisar el balón y echarlo atrás ante la entrada de Wright en el área y lanzar un zurdazo imparable para Merrick. Gyorgy Szepesi, el comentarista húngaro de aquél partido, incluso comentó la posibilidad de colocar una placa en Wembley rememorando ese gol.

El 3-6 final cambió el fútbol para siempre; el 7-1 del partido de "vuelta" terminó de instaurar un nuevo orden. Los ingleses tuvieron que cambiar por completo su visión de su deporte, y adoptaron ciertas medidas empleadas por esa selección húngara que les permitió llevarse el Mundial del 66. Ese gran equipo húngaro, que llevaba 3 años sin perder, se quedó a las puertas de llevarse el Mundial del año siguiente, al cual llegaron con una racha de 4 años invictos, tras perder en la final por 3-2 ante Alemania pese a adelantarse por 2-0 en el marcador. Fue el único título que le quedó por ganar al gran Ferenc Puskás, y fue también la mejor ocasión que tuvo el fútbol húngaro de inscribir su palmarés en la Copa Jules Rimet. Tras la rotura del equipo en el 56, nada volvió a ser igual en el fútbol magyar, que sigue hundido sin visos de reacción.

3 comentarios:

LOPO dijo...

¿Para cuando un nuevo articulo??? :P

Rifle dijo...

Para cuando consiga arreglar el blog >_<

Nunca debí mudarlo a la nueva versión xD

Jimeno dijo...

Actualiza, por Zeus y por Dinho.